La Pildora:  Ayuda a tener      
                                    un buen corazón
femenino


Los progestagenos de tercera generación, que componen la más moderna
píldora anticonceptiva, no sólo son eficaces en su función intrínseca,
explica a "Cosas" esta destacada gineco-obstreta. Entre sus grandes
logros estm el mejorar el perfil lipídico femenino, aumentando el colesterol
"bueno" y evitando así los riesgos de enfermedades cardiovasculares,
importante causa de muerte femenina pasado los ciencuenta años.

Si en algo ha influido decisivamente el desarrollo de la anticoncepción oral es en un concepto básico, a juicio de la Dra. Marcia Silva, la prevención del envejecimiento patológico de la mujer.

Gineco-Obstetra especializada en cirugía laparoscópica en Nueva York y Orlando, la Dra. Silva realizó una destacada labor en tal rama en el Hospital Naval de Viña del Mar y hoy se desempeña profesionalmente en la Ciudad Jardín, dedicada a una labor que considera muy estimulante, “porque la mujer debe tener en su médico un importante apoyo para saber que sí puede envejecer con una mejor calidad de vida y con las herramientas que la medicina pone a su alcance para ello, como por ejemplo, la moderna píldora anticonceptiva.”

Aparte de su función anticonceptiva ¿cuáles son los grandes beneficios que brindan los progestágenos de tercera generación en la perimenopausea?

Debemos recordar que en la perimenopausea (sobre 40-45 años) existe una progresiva disminución de estrógenos que son los grandes protectores de accidentes cardiovasculares en la mujer. Por eso los infartos son la primera causa de muerte en la mujer pasados los cincuenta años. Por otra parte la medicina moderna ha creado anticonceptivos que hoy si pueden ser usados en esta etapa (los antiguos, por su composición, aumentaban el riesgo de infarto al miocardio. Entonces vemos que su función protectora de vida, al prevenir los accidentes cardiovasculares resulta ser uno de sus beneficios más trascendentales.

¿Cómo actúa la píldora en un buen corazón femenino?

Los modernos anticonceptivos orales, como Marvelon 20, que es la píldora más moderna del mercado, contienen un progestágeno de tercera generación llamado Desogestrel, también sintetizado a partir de la testosterona, que no sólo produce un perfil lipídico masculino sino que aumenta el perfil femenino, por lo tanto aumentan las grasas “ buenas” (colesterol HDL) y disminuyen las grasas “malas” (colesterol LDL). Al aumentar las grasas buenas se produce una mejor salida de la grasa depositada en venas y arterias, limpiándolas y evitando que éstas se depositen, hecho que provoca aterosclerosis y, por tanto probables infartos cardíacos. Este anticonceptivo además contiene la menor cantidad de estrógenos lograda hasta hoy,(veinte microgramos) evitando las alteraciones del sangrado de modo importante.

Junto a ello, explica la Dra. Silva hay otra serie de beneficios: protección contra un embarazo de alto riesgo a esa edad y contra enfermedades como la osteoporosis, el cáncer de ovarios y endometrio, la regulación de los ciclos menstruales irregulares en la perimenopausia, un mejoramiento de la líbido, la disminución de los estados depresivos, además de evidentes beneficios médico-cosméticos, como un mejoramiento en la piel, acné e hirsutismo.

Factores, dice, que previenen un envejecimiento patológico. “Esto es, una sintomatología acrecentada de la menopausia, porque la mujer no previene estas y otras enfermedades y sufre un gran deterioro físico y psicológico. Por eso la prevención significa mejor calidad de vida en una mujer que hoy tiene expectativas de esta existencia que supera los setenta años”.

Con un adecuado tratamiento en la perimenopausia y luego en la postmenopausia (con terapia de reemplazo hormonal), añade la profesional, podemos ver a mujeres mayores muy activas, en plena actividad física y mental, sin complejos por tener una buena relación de pareja ni asustadas por un corazón traicionero.



Artículo publicado en Revista Cosas.